El indescriptible regalo de Dios

Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación. —Romanos 5:10–11


¿Cómo podemos recibir la reconciliación y gloriarnos en Dios? Una respuesta es: por medio de Jesucristo. Lo que eso significa, por lo menos en parte, es hacer el retrato de Jesús en la Biblia–la obra y las palabras de Jesús presentadas en el Nuevo Testamento—el contenido esencial de su gozo en Dios. Gozo sin el contenido de Cristo no honra a Cristo.

En 2 Corintios 4:4–6, Pablo describe la conversión en dos maneras. En el versículo 4, dice que es ver la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Y en el versículo 6, dice que es ver la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. En cualquier de los dos casos, se entiende el punto. Tenemos a Cristo, la imagen de Dios, y tenemos a Dios en la faz de Cristo.

Para gozarse en Dios, hay que gozarse en lo que se ve y conoce de Dios en el retrato de Jesucristo. Y la plenitud de esta experiencia es cuando el amor de Dios se derrama en nuestros corazones por el Espíritu Santo, como dice Romanos 5:5.

Entonces, éste es el punto navideño. Dios no solo compró nuestra reconciliación por medio de la muerte del Señor Jesucristo (versículo 10), ni tampoco solamente nos capacitó para recibir esa reconciliación por medio del Señor Jesucristo (versículo 11), sino que incluso ahora, el versículo 11 dice que nos gloriamos en Dios mismo por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Jesús compró nuestra reconciliación. Jesús nos capacitó para recibir la reconciliación y abrir el regalo. Y Jesús mismo brilla desde el empaque—el regalo indescriptible—como Dios en la carne, y produce todo nuestro gozo en Dios.

Mire a Jesús esta navidad. Reciba la reconciliación que compró. No la ponga en la balda sin abrirla. Y no la abra para hacerla un medio por el cual se obtiene todos sus otros placeres.

Ábrala y disfrute del regalo. Regocíjase en Él. Deléitase en Él. Hágale su Tesoro.


©Por John Piper en desiringGod.org, enviado con cariño para ti por Reyna Orozco.

Puedes recibir esta y otras publicaciones/recursos interesantes/útiles en tu buzón de correo electrónico suscribiéndote al blog AQUÍ

y/o acompañarme en estas redes sociales: fb, twitter pinterest G+
  photo newfacebook32x32_zps130d8096.png photo newtwitter32x32_zpsf6d2276d.png photo newpinterest32x32_zps5a5ea348.png  photo newgoogle32x32_zps88f6d402.png  photo newrss32x32_zpsa5c9c5b3.png

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes enviar tus comentarios a mi email

Related Posts with Thumbnails