Dime de qué te quejas

Dime de qué te quejas y te diré; YA BASTA!

Sí, quéjate y eso te diré: BASTA!

Y espero que cuando yo me queje también me lo digas (con amor, con amor, sí, sí! por favor, con mucha paciencia y amor jaja).

Todos tenemos algo de qué quejarnos, lo sé. De hecho si me observas bien, justo en este momento me estoy quejando de que se quejen de todo y pudiera decirse que caigo en lo mismo que me está desesperando (como suele pasar, dicen que no soportamos lo que hacemos…ups!).

Somos humanos, lo sé, los perdono, perdónenme… les aseguro que si me siguen leyendo se darán cuenta de que he reflexionado y recapacitado en algo.

Es sólo que estos últimos días ha sido TANTO lo que he escuchado de quejas que me resulta… ASOMBROSO.

Quejas del trabajo, cansancio, casas, padres, parejas, hijos, cuerpos, ropa, autos, responsabilidades, todo lo habido y por haber. Hasta de lo que ES una BENDICIÓN he escuchado reniegos.

  • Se quejan del trabajo EN HORA BUENA SEÑORES…TIENEN UNO!!!
  • Del cansancio… quiere decir que tu cuerpo sirven, tienes sensibilidad, puedes moverlo!
  • De sus casas… ¿saben cuánta gente no tiene ni siquiera un lugar estable donde dormir hoy?
  • Que los papás… felicidades! si los tienes quiere decir que no eres huérfano!
  • Sus parejas… tienen pareja!, si no la soportan, los maltratan o no pueden perdonar está la opción del divorcio, también consejería y reconciliaciones…si sigue viv@ su pareja quiere decir que no han tenido la desdicha de quedar viudos (aunque quizá muchos eso prefirieran…).
  • Por la ropa sucia (1.tienes ropa, 2. no la lavas a mano y 3. hasta tienes secadora, podrías parar de hablar de esto ya?!)
  • Cabello, color de piel, granos, lonjas…
  • Qué flojera… tengo qué hacer comida…” (hola, hola! tienes lleno tu refri!)
  • Hasta del día de la semana que es… por favor! son días!

Son muchas cosas.

No estoy proponiendo una absurda negación y mentir diciendo “todo está bien, todo está bien” cuando sabes que NO LO ESTÁ, fingir sonrisas cuando quieres llorar mucho menos. Hay cosas que SE DEBEN HABLAR, (sí hablar) entonces háblalo con quien lo debes hablar, que te puede ayudar, aconsejar, comprender, no esparcirlo por todas partes sin objetivo alguno, solo dejando un mal olor y malestar en los oyentes. Mucho menos sólo para obtener la “lástima” de los demás (generalmente NO funciona).

Conociendo mucha gente me he dado cuenta que la gente que está en situaciones REALMENTE DIFÍCILES y COMPLICADAS no son de las que se la pasan quejándose de todo, sino DISFRUTANDO Y AGRADECIENDO lo que tienen, TRATANDO DE SALIR ADELANTE, luchando por su vida!. Me refiero a gente con verdadera escases financiera, gente con enfermedades terminales, personas que saben que pronto morirán sus hijos, gente que tiene situaciones que escapan de sus manos y sólo pueden estar en espera de un milagro…

Y conste que no me estoy yendo a casos reales y extremos de quejas de personas con situaciones como la hambre en países tercermundista o la busca de la paz mundial, secuestros, extorsiones, ni el terrorismo y violencia en el mundo. Son casos cercanos, sin publicidad y comunes…

Dicen que mal de muchos consuelo de tontos. No estoy diciendo que te compares para así ya no quejarte, quizá no sea un consuelo pero conocer problemas REALES de personas CERCANAS probablemente eso les ayudaría a ver EN PERSPECTIVA su situación y darse cuenta DE UNA VEZ POR TODAS de que lo que tienen no son VERDADEROS PROBLEMAS.

Eres cruel Reyna, es que tú no sabes cómo es mi situación”. Tienes razón, quizá no la sé y también de algo estoy SEGURA: Tú tampoco sabes cómo es la mía. No ayuda en nada compararnos, si lo pusiéramos “a votación” seguramente habría alguien que ganaría y otro que perdería en cuestión de puntos de dolor… tu no quieres escuchar, no quieres saber, mejor dejémoslo así.

El milagro que espero yo en mi vida es poder vivirla agradecida, con contentamiento.
Sabiendo que existe alegría y tristeza, abundancia y escases, tiempo de paz y tiempo de inestabilidad… fuerzas y debilidad, enfermedades, salud…hay de todo! y de NADA sirve quejarse.

Lo que podamos arreglar ARREGLÉMOSLO.

Lo que no dependa de nosotros podemos orar, la queja es como un gusano, un parásito asqueroso que va consumiendo el alma por dentro, comienza en la mente, se adentra en el alma, se escucha, se habla y APESTA.

  • Necesito una desparasitada, de mis propias quejas y de las quejas de los demás.
  • Necesito desapestarme del nauseabundo olor emitido a mi alrededor y del propio mal olor que yo he generado.
  • Necesito renovar mi mente, levantar mi vista y AGRADECER UNA Y OTRA VEZ lo afortunada, bendecida y bienaventurada que soy.

¿Quieres unirte? podemos dar al mundo un mejor aroma si primero nos llenamos de Él.

1 comentario:

  1. Es verdad, siempre nos estamos quejando de todo, sin ver todas las bendiciones bellas que tenemos a nuestro alrededor. Tal parece que necesitaramos que las cosas nos faltaran para poder apreciarlas. En una ocasión ibamos en nuestro auto, que es pequeño, como los niños van creciendo, al igual que la ropa, el auto les comenzó a quedar chiquito. Iban discutiendo por el espacio, ya sabes, "hasta para hallá, no me dejas lugar, etc." Hasta que mi hija, que es la que siempre dice lo que piensa, le dijo a mi esposo en tono de reclamo: "Porque no podemos tener una auto más grande, ya no cabemos en este", a lo que mi esposo sin demora contestó: "Algún día Dios nos dará otro auto, sólo hay que tener paciencia", los niños no se quedaron muy conformes, pero ya no dijeron nada. Yo pensé que todo terminaría ahí, pero cuan equivocada estaba. Al otro día mi esposo me pidió que los levantará media hora más temprano, lo cual no les gustó, pero obedecieron, ese día los llevó a la escuela en combi (pecera), ya se han de imaginar, corriendo para alcanzarla, cargando las mochilas pesadisimas, todos apretados, etc. Ese día casi llegan tarde a la escuela, por poco y los dejan afuera y aunque parezca raro, no les gusta faltar, así es que dice mi esposo que iban casi llorando. Así fue durante toda una semana, hasta que un día que se disponían a salir, mi esposo les preguntó, "¿Quieren irse en combi, o en nuestro auto chiquito? los tres respondieron en coro "¡En el auto papi!". Desde entonces han apreciado el auto pequeño y no se han vuelto a quejar.

    ResponderEliminar

Puedes enviar tus comentarios a mi email

Related Posts with Thumbnails